lunes, 12 de junio de 2017

Y se acabó mi inspiración porque vuelvo a ser la tonta, la primera. Yo me pregunto "por qué ". Me pregunto qué será lo que no tengo que te falta; qué te hace de mí buscar más allá. Me lo pregunto una y otra vez, pero no tengo respuesta.
Vuelvo a ser la tonta, la primera. Y sí, lo sé. No soy perfecta, menos linda y mucho menos lo que alguien puede querer, pero sé que es lo que quiero y lo que no. Sé que quiero ser la única, sé que puedo cumplir EL rol.
No sé por qué me pasa, por qué no puedo soltar, por qué no puedo lograr darme el lugar que tengo: la primera. Y se me rompe otra vez el corazón en mil pedazos buscando una razón para creerte a vos. Creerte lo que me lastima, porque si algo no hacemos es mentir. La verdad adelante aunque duela. La verdad contra mí y sin anestesia.

lunes, 15 de mayo de 2017

Y por más que quieras, por más que lo intentes siempre vas a ser la última opción. No le creas, no te entregues, no sos más que una más, que otra más. No le creas, por favor. No fuiste, no sos, ni serás nunca nada, en absoluto, para él. Ya sabés cómo termina la historia, todas terminan igual. Todas terminan, punto. No le creas, por favor. Todo es mentira, todo es igual que siempre. Ingenua, estúpida y engañada una y otra vez. "Qué piba idiota!" te repetiste sabiendo que conducías hacia tu propia muerte.

martes, 21 de marzo de 2017

Confusión en todo el lugar. Esa era la lógica del local. Miradas necesitadas, personas espectantes. Todo era movimiento, todo menos yo observándote romper mi corazon y mi confianza. Una sonrisa, un gesto y yo con una explicación que reclamar. Explicación que se llenó de dolor, vacía de palabras.
Un movimiento rápido. Contacto. Piel con piel y después el suelo. Buen recibimiento para todas mis creencias. Buen recibimiento para una futura indulgencia. Y hoy seguimos intentando juntar los añicos de mi seguridad, uno a uno, como si hubiera solución. Hoy seguimos con la reacción a flor de piel, con la respuesta que nunca di, con el miedo de seguir, con el miedo de escapar y no poderme encontrar.
Confusión en todo el lugar. Esa era la lógica ante una contienda con un solo luchador. Miradas calladas, personas abiertas de par en par. Todo era quietud, todo menos yo alejándome de la próxima destrucción. Una sonrisa, un gesto y yo con la aceptación de esa situación. Situación que se gestó en todo el tiempo que pasó hasta hoy.

jueves, 16 de marzo de 2017

Su boca dibujó en mi espalda las alas que me faltaban para ser libre. Ser libre de él.
Sé que piensas marcharte, ya lo sé y no te detendré, haz lo que tu quieras. Sim embargo recuerda que yo estare aquí en el mismo lugar. Y si solo tienes ganas de hablar, con gusto escucharé. Y si él supo darte más amor, supo llenarte más que yo, claro que sé perder. No tienes por qué disimular. Esas lágrimas están de más. Si tienes que irte, vete ya. Sin embargo esperaba que te quedaras, pero el agua hay que dejarla correr. Mientras yo me tragaba palabras que no pude decir. Y si el viento hoy sopla a tu favor, yo no te guardaré rencor. Claro que sé perder. No será la primera vez. Hoy te vas tú, mañana me iré yo. Seré un buen perdedor, el mundo no cambiará... Alguien sin duda ocupe tu lugar. Franco De Vita- Un buen perdedor

viernes, 10 de marzo de 2017

Entendí las reglas del juego en la primera mirada de amor no correspondida. Aprendí la univocidad de mis sentimientos y la inconsistencia de los tuyos. Sometí mis creencias a cuestionamientos intelectuales por tu respuesta carente de aceptación. Creí verdad cada palabra vacía de las noches de adrenalina. Viví cada despedida como la última, como lo que es: un adiós sin promesa de hasta luego, un "mañana hablamos" sin contacto. Acepté tu oferta en una puja de precios que no puedo ni quiero pagar. Me convertí en el "peor es nada" de tus noches derrotadas.
Y sí, todavía duele el orgullo, todavía duele tu voz, todavía duele.